Seguidores

lunes, 21 de enero de 2013

Luz roja



---


Defiendo galanías
decúbito supino contra el sol.

Serpentean mis ojos
la oscura soledad
de lo salvaje,

mas no permitiré
gritos de jungla
en el templo de Venus,

ni en mí
al idolatra
que desnuda la piel
reptando luces rojas de la noche
con whisky de la selva.

Acaso nunca encuentre
lugares de descanso
para bajar la guardia,

unir mi libertad y el desenfreno
sin gastos de peaje.




Manuel M. Barcia





2 comentarios:

MiLaGroS dijo...

El final me parece precioso.
Salu2.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Será por el ahorro en el peaje... jaja

Gracias por tu visita, poeta.

Un abrazo.