Seguidores

martes, 15 de marzo de 2011

BROTAN LOS UNIVERSOS



No escuchaste mi voz de catacumba.
No viste los relojes detenidos
en las horas que muestran libertad,
apenas contraluz en el ocaso.

La sombra de tu risa me persigue,
maquina en el invierno mi existir,
como una maldición de siglos perdurables
en cólera de lobos
y hienas con colmillos de marfil.

Soy viento en las edades sin historia,
pretérito lugar, evocación,
patria y peregrinaje del pasado,
espejo en la memoria de los sueños sin nadie.

Soy eco adormecido de la tierra salvaje
que un grito ha de latir bajo la piedra,
y después un gran fuego,
un parto de ceniza, la humedad de su vientre,

el pulso creador de lo fecundo
que a mi sangre acompaña
cuando brotan del mar los universos

... y la lluvia es estéril.


Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Perfecto dijo...

Amigo mío, su voz poética alcanza a veces lugares excelsos, donde las huellas de los dioses dejaron el aguamiel de las dulzuras y del espíritu.
Me congratulo de leerte y poder gozar de este esplendente placer del puro deleite de la creatividad.

Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por sembrar con tu voz estos callados universos, Perfecto.

Es un honor para mí tu presencia en estos versos.

Un abrazo

Manuel