Seguidores

martes, 22 de marzo de 2011

SECRETOS DE AMANTES



Te podría escribir,
con sílabas del alma,
mil versos de un amor irrenunciable.

Pero mi diccionario está vacío.
Ya no quedan palabras,
tan sólo algún residuo del lenguaje
que robé de la prosa para editar la luz
cuando no envejecía tu epitafio.

¿Qué fue de los vocablos
que hicieron cercanía
los destinos sin nombre?

Algo en el corazón
se quebranta y sucede
cuando el último stop
detiene un telegrama:

Pon fin a nuestra historia,
deletrea el no-tiempo,
ahora escribo sombras
con secretos de amantes.



Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Un poema inmenso, como todo lo que escribes.

Un abrazo
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...

Me alegra que te guste, Ana.

Gracias por venir.

Un abrazo