Seguidores

miércoles, 23 de marzo de 2011

NO HABÍA NADIE...



Alguien me acarició
con semillas de tuétano en el alma.

Miré a mi alrededor,
no había nadie...

Pero sé que jugabas con el viento
al ángel que se posa en la conciencia
de los enamorados.


Manuel M. Barcia

6 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Hermoso, como todo lo que escribes, Manuel.

Un beso de meiga
Ana

Elsa Tenca Mariani dijo...

Me fascina tu forma de abordar el tema!!

Muy bello y delicado.
Un abrazo:

Elsa.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por paso, meiga.

Un abrazo

Manuel Martínez Barcia dijo...

A mí, tu enfoque de la vida.

Gracias por venir, Elsa.

Un beso
Manuel

concha dijo...

Yo creo que es que no supiste mirar... posiblemente.
Eso suele pasar. Mirar pero sin ver.

Concha dixit.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Quizá fuese una grieta del espejo... o un shock de la espera en los ojos de nadie...

O no supe mirar.

Un beso, Concha
Manuel