Seguidores

domingo, 17 de enero de 2010

LA MAGIA DESNUDA DE UN POEMA



No siempre son producto de la magia
las fuerzas envolventes
que hacen del misterio una utopía

En mis sueños pareces tener
la misma transparencia de un espejo
cuando es viento la luz que te refleja
preñada en sus adentros de poesía

Y veo a través de tus cristales
un rostro y un corazón adormecido
en bóvedas oscuras del silencio

En las sombras etéreas
soy hilo conductor y su semblante

Y tomo de la noche tu silueta,
gravitando en mí mismo
la visión invertida de tu cuerpo,
donde el alma se extiende, y me amas

Y al final del poema
te amo desde nunca y nada espero,
o acaso fuiste siempre.


Manuel M. Barcia

6 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bonito

CHELO

Manuel Martínez Barcia dijo...

Como un salto de gacela...

Gracias por dejar tu linda huella, Chelo.

Un beso

palomagrace dijo...

Tal vez el amar de ese modo no tenga una línea definida,entre el antes y el núnca,puede tejerse la trama de lo inesperado,quizas ahí reside la magia.

Saludos,poeta.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Amar es deconcierto, Paloma, la acústica del viento en la música del alma, es tacto, es fuego, es paz...


Gracias por tu vuelo.

Un beso
Manuel

Ana Muela Sopeña dijo...

Hermoso, Manuel.

Un beso
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...

Me alegra que te guste, Ana.

Gracias por tu huella.

Un beso
Manuel