Seguidores

viernes, 26 de marzo de 2010

NADA QUEDA DE TI



Nada queda de ti
cuando el agua del llanto
desborda la nevada
fluyendo mansamente
la lluvia que brotara de mi sangre

Y se hiela el mercurio en tus adentros,
sin fuego que resista
la lava incandescente que se muere

Respiro tus ruinas
en el lácteo manantial que se libera,
y póstuma te ideo
pugnando por danzar sobre la nieve.



Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Perfecto dijo...

Buen poema. Suena armonioso y de una intima vibración.

Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Me alegra que te guste, Pefecto.

Gracias por tu lectura y amable comentario.

Un abrazo
Manuel