Seguidores

domingo, 18 de septiembre de 2011

CON LA PLUMA EN LA MANO

---


Los poetas no sueñan con lo eterno
ni con lechos de dioses,
porque el verso es la pulsión de la palabra
en la que duerme
un hombre taciturno su elocuencia
con la pluma en la mano.

Y escribe con los ojos soñolientos
la luz de la vigilia
brillando en la mirada de la noche
lo que antes sombra era.



Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Hermoso, muy hermoso. Tu escritura no tiene límites. Viajas hacia el infinito.

Un beso de meiga, Manuel
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...

A veces es difícil escribir, Ana, ser origen virginal en los signos del viento y ser también herida en el dolor del mundo que soñamos, en la luz, en los versos noche adentro.

Gracias por ser magia sin igual, credo, amiga, devoción, negrita en la palabra.

Un beso