Seguidores

viernes, 9 de septiembre de 2011

EL LOCO QUE HAY EN MÍ

---


No existe más razón que la que tengo.
Y estoy loco, lo sé.

Si no, ¿cómo asumir tanta contradicción
mientras esta presencia que me oprime,
que sangra por mi sien y que me juzga,
emerge todavía un cielo azul?

Quizá tenga mi alma cautiva en soledad
sólo porque te quiero

... O tal vez esté cuerdo, vacío y sin sentido,
tan herida es tu amor, tan bálsamo de mí en la locura.



A mi niña de agua



Manuel M. Barcia

4 comentarios:

Julio dijo...

¡Ay, amor, qué larga la mano y qué profunda la herida! Te felicito, Manuel.
Salud

Manuel Martínez Barcia dijo...

Estimado Julio, gracias por el guiño nerudiano que reflejas en este amor paterno-filial.

Un abrazo

Olalla dijo...

Dudo que un alma cuerda pueda mantenerse virgen en esta senda demente que tenemos por vida.
(Sobre)vivo convencida de que si algo nos preserva de morir lentamente, precisamente es esta valiosa capacidad humana por esquivar el vacío, por colmarlo aunque sea de disparates y paradojas, y sueños, sobre todo sueños, quimeras en cantidades ingentes, poesía, tesoros que nadie puede usurpar.

Recibamos los primeros destellos del otoño, que asoman ya por estas latitudes, brindando por los locos de atar al son de esta canción pubescente cargada de ímeptu desgarrado:
http://www.youtube.com/watch?v=toQVZ1TRTXs

Porque no nos quedemos tirados en alguna cuneta en la meta de la soledad ni de cara a la pared con sentimientos castigados.

Bicos a mi poeta preferido
Gracias por obsequiarme una vez más tus inteligentes y deliciosos versos

Manuel Martínez Barcia dijo...

Pero qué loca estás, filla, y cuánto, cuantísimo te quiero...

Bicos mil