Seguidores

viernes, 18 de julio de 2014

Antes de ser fuego



--


Resultas tan igual
y tan distinta a mí,
y tan extrañamente cercanía
cuando tú eres el mar y yo soy fuego...

Porque hay un vaivén
en lo bilateral que nos atrapa
si no existe atracción llamándonos a ser
espacio de aventura,
confín del erotismo
por encima de todo.

Hemos de combatir un mismo frente,
románticas batallas
que luego sean raíz de la pelea
entre el sexo y el amor,

a veces el objeto de conquista,
apenas seducción en lo vivaz
de un celo aprisionado,

mas siempre nuestro ardor en las entregas,
nunca segunda vez
cuando somos disfrute,

tan sólo lo primario en la pasión
que nos vuelve salvajes,

la ebriedad de sentir
tus olas cadenciosas
sin calor que se esfume..




mmb



4 comentarios:

Concha dijo...

¿Y cómo coexisten agua, salitre y fuego?

Concha dixit.

Marina-Emer dijo...

¡amor de amor con fuego.!siempre

Manuel Martínez Barcia dijo...

... en los huecos del mar, sintiéndose pasión que combustiona el oleaje...

(creo...)

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por dejar su comentario, Marina-Emer.