Seguidores

domingo, 27 de julio de 2014

Corazonadas






Acaso sea una carga para ti,
un tiempo entreverado que cause desazón
mientras somos poema entre los árboles
y siempre voluntad de las inspiraciones
que encienden la quietud
con llamas de la noche.

Así es como mi alma
te presiente,
de lunes a domingo,
como quien siembra días bajo los almanaques
para luego enraizar simiente en las palabras
y la brisa en tu piel
acariciando el sur
que a veces nos doblega.

Sin embargo, has venido,
como la madrugada de un reloj
que me pulsa la vida,

con pájaros errantes
y tus besos posibles...




mmb





2 comentarios:

Elsa dijo...

Qué bella siembra la de los días con la esencia de la palabra !!

Posibles besos.

Manuel Martínez Barcia dijo...

También en las raíces de sus noches, Elsa.

Abrazo.