Seguidores

lunes, 28 de julio de 2014

Marea roja






Respondes mis preguntas
con las conversaciones ya sordas por oír
los tonos de una voz incontestable,
la libertad de un grito
que simula ser cántaro de amor
en un vientre de agua.

Sólo dime quién eres,
a dónde me conduce esta atracción
que gira tan veloz e irrefrenable
la gravedad sutil de los encuentros,

lo demás no me importa,

nunca fui lontananza que ha de regresar
al vórtice de un sitio,

elijo ser la piel de un agujero,
la herida de tus labios,
sembrar el corazón con lo que late
en la marea roja.



mmb



2 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Marea roja que se aleja cuando sepas más de ella.
Abrazos

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por dejar este oleaje tan rimado, Alicia.

Abrazo.