Seguidores

martes, 22 de febrero de 2011

CON LAS ALAS CAÍDAS



Había entre los restos del naufragio
un traje de mujer que se movía
a expensas de las plácidas corrientes
que signan el perfil de las mareas.

Precipicios de luz
abisman sus fractales en la arena
mientras arden las nupcias del misterio.

Y Dédalo urdió la migración
de las aves de fuego,
volando tras un pájaro de cera
con las alas caídas.

Un nudo laberíntico y mordaz,
varó sobre la mar su abatimiento.



Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Anónimo dijo...

con las alas caídas...




Marie_j

Manuel Martínez Barcia dijo...

como los racimos de abril...

Gracias por venir.

Un beso
Manuel