Seguidores

miércoles, 8 de diciembre de 2010

CALLO MIENTRAS LLUEVES




A Ana Muela



Hablamos de lo nuevo que sucede,
esas pequeñas cosas
del mundo intrascendente sin sistema;
del círculo de horas
que oculta el pasatiempo de diciembre.

Un puente norte-sur nos enlazaba,
llevándonos cosidos a las meditaciones,
y al abrazo apacible
que une poesía y confidencia.

Y fuiste de mi voz, radiografía,
el desnudo interior de mi presente,
y enlace telepático del viento
respirando mi ego en tu latido.

Podía ser tu piel en mi universo,
la parte más intrínseca de ti,
tu alma compañera.

Tal vez el tiempo allí, era distinto,
o sólo eramos sueño en la palabra.

Pero queda una imagen que atestigua
la sombra de tu magia en el paisaje,
que vino a contra-luz cuando llovías.

Y trajo un haz de luna con marea
bebiendo los adverbios de la noche,

mientras tú, mis hechizos compartías.



Manuel M. Barcia

4 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Hermosísimo poema, Manuel.

Es un honor y una alegría ser la destinataria de estos versos.

Un abrazo sin tiempo de meiga
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...

Me encanta que te gusten, meiga.

Un abrazo desde el sur.
Manuel

María García Romero dijo...

Un poema muy hermoso!...
Lo celebro por ambos, Ana se merece uno y mil poemas, y tú, como siempre, inmenso poeta!...
Abrazos.
María.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Sólo es una modesta pincelada de agradecimiento a todo el universo de color que nos brinda cada día Ana con su luz de poesía, María.

Me alegra mucho tu presencia en estos versos. Gracias por venir.

Un abrazo
Manuel