Seguidores

domingo, 23 de enero de 2011

DIACRÍTICOS Y AUSENCIA



Apresada en laberintos sin nadie,
de mi rastro te ocultas,
como un poema hastiado ya del verso.

No debe preocuparte
la inmensa soledad que me acompaña
cuando eres ausencia.

A veces las palabras,
también necesitáis libre albedrío,
jugar a envejecer o a morir
sin ritos ni doctrinas
que guíen vuestras propias decisiones.

Y mientras el azar os da destino,
permanezco sentado en mi cerviz,
mirando de reojo el alfabeto;

tan sólo por saber
con que letra se escriben
los signos diacríticos sin lengua

para darle un acento a mis delirios.


Manuel M. Barcia

6 comentarios:

Concha Vidal dijo...

Las palabras son PARA LA LIBERTAD.
Me gusta este poema.

Concha dixit

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Caramba, Maunel, a mi también me gusta este poema, entero, cuidado, redondo...

Besos
Marian

Perfecto dijo...

Si la llamaras dolor de ausencia, nadie te entenderia, Manuel.
Hacer mención de ciertas realidades sin nombrarlas, es un extraordinario arte,propio de estoico andaluz.

Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Es tu grito un hermoso cántico de paz, Concha.

Gracias por traerlo tan al sur.

Un beso

Manuel Martínez Barcia dijo...

Si a ti te gusta, mi amor es pleno, Marian.

Gracias por traer tu cercanía hasta aquí.

Un abrazo grande.
Manuel

Manuel Martínez Barcia dijo...

Hay un clamor de silencio en la voz de tu palabra, Perfecto, con un eco de fondo, audible tan sólo por aquellos que poblaron las raíces que dieron la botánica y costumbres a la orilla del Geníl...

Gracias por tus afinidades sin nombrarlas, amigo.

Un abrazo