Seguidores

jueves, 21 de abril de 2011

LA RAÍZ DE LO ETERNO

---


Desanduve lo fértil de tu cuerpo.
La yerba de la piel aún me recuerda,
silencio en tu humedad, sólo simiente,
para fluir mi aliento en la siega.

Tendido en los surcos de la mies
soy siembra en tus cenizas todavía,
como savia en el fuego.

Volvimos a ser huella de la luz,
su pulsión en el agua,
del rayo resplandor en la entereza,

el fruto en las raíces de lo eterno.



Manuel M. Barcia

4 comentarios:

Elsa Tenca Mariani dijo...

Lo fértil de la memoria es savia del fuego y la luz,raíz de lo eterno.
INTERESANTE y bello concepto!!

María García Romero dijo...

Un poema muy hermoso Manuel...La belleza en sí misma es una explicación y, nuestra mirada la mayor muestra de que seguimos vivos.
Un abrazo poeta.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por poner luz a esta visión, Elsa.

Un abrazo
Manuel

Manuel Martínez Barcia dijo...

La vida en tu mirada es suficiente convicción, María.

Me alegra enormemnte tu presencia.

Un beso grande.
Manuel