Seguidores

sábado, 23 de abril de 2011

EN LOS GENES DEL VIENTO

---


Del tiempo en mis ruinas concebiste
el pulso nigromante del mistral,
parásito en la herencia.

El sueño tan cercano de una niña
fue amor por descubrir,
fulgor de irrealidad tras los espejos.

Y fuimos soledades hacia el sur,
patrimonio de nadie,
sólo genes del viento,
un flujo porvenir de la memoria

y en su vientre
suicidio.



Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Espléndido y certero.

Besos.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por tu viento de azul mediterráneo, Paloma.

Un beso
Manuel